FELIZ 2009


A todo el mundo le deseo un feliz año 2009, espero que sea aun mejor que el 2008.

Mucha paz, amor , salud y todo el dinero que podais gastar.

Para los reyes me(os) pido:

  • Mucha ilusión para todos vuestros proyectos, para poder mirar al futuro con la mejor de las sonrisas.
  • Buenos trabajos, bien remunerados y sobre todo que disfruteis con ellos.
  • Mañanas , tardes y noches , con mucha diversión , para que sepais por que vivir es lo mejor.
  • Salud , mucha salud y ganas de disfrutar.

Para todo el que me lee , que no son pocas personas, un gran abrazo con beso incluido.

A todo aquel que me soporta día tras día, Gracias.

Finalmente y no por último prometo ser mejor y apasionarme aún más por todo lo que hago.

Por favor,  seguid ayudándome  a aprender .

FELIZ 2009

candelas-01

Milennials


Se describe así a aquellas personas nacidas, entre entre 1980 y el año 2000. Jovenes algunos y otros no tanto, que tienen en internet su principal herramienta de comunicación, con una gran preferencia por las redes sociales y con una capacidad para incorporar nuevas tecnologias en su día a día de lo más sorprendente.

He leido un articulo en thesloan magazine , donde se analiza desde el punto de vista del marketing, a este tipo de individuos, bien informados y capaces de cambiar de marca y de producto con una velocidad pasmosa.

rtpicdu1

De ahí que incluirlos en las empresas de desarrollo y sobre todo tenerlos en cuenta en las campañas de marketing, es y será la pieza clave para poder vender y ganar mercado.

Aquí teneís el articulo en PDF : MILENNIALS

USB 3.0


En este post no voy a inventar la polvora, simplemente quiero que leais un articulo que he descubierto escrito en faq-mac acerca de la desaparición del firewire 400 en mac, puerto que yo uso para mis discos duros a favor, del usb y del firewire 800.

http://www.faq-mac.com/noticias/33618/lo-mejor-2008-firewire-fabula-liebre-tortuga-coyote-cohete-marca-acme-espalda

Y si el universo no tuvo un principio???


De hominidos.blogspot.com

niyc1208

Esto es lo que sugiere el modelo cosmológico que copa la portada de la revista de Investigación y Ciencia de este mes, y el cual ha sido comentado en distintos medios digitales como NewScientist.

Dicho modelo se basa en la gravedad cuántica de bucles (GCB), que es una teoría cuántica de la gravedad. Su base es que el espacio-tiempo no es continuo sino discreto, aunque eso si, a escalas tremendamente pequeñas, del orden de la longitud de Planck, es decir unos 0,0000000000000000000000000000000000161624 metros. Por así decirlo es como si en última instancia existieran “átomos” del espacio-tiempo. Si la GCB hace una descripción acertada de la naturaleza del espacio-tiempo entonces las singularidades no pueden existir ya que existiría un tamaño mínimo el cual no se puede superar.

La aplicación a la cosmología de la GCB permite indagar en los primeros instantes de nuestro Universo ya que la supuesta singularidad donde todo comenzó no existiría. En cambio, lo que proponen es que todo nuestro Universo procede de un Universo anterior que sufrió un colapso, lo cual sólo puede suceder si la cantidad de masa-energía es la suficiente como para parar la expansión y comenzar una contracción. Toda la masa-energía de ese anterior Universo se iría concentrando en un espacio cada vez más pequeño, hasta que se alcanzaría el tamaño mínimo posible en el cual sólo cabria una determinada cantidad de masa-energía, alcanzado ese limite, al no poder concentrar más cantidad de masa-energía se produciría un “rebote”, es decir, todo el espacio-tiempo comprimido empezaría a expandirse de nuevo formándose nuestro universo durante ese proceso. Este proceso pudo haberse estado repitiendo indefinidamente.

Lo bueno del modelo del rebote es que difiere del modelo comúnmente aceptado (modelo lambda-inflacionario con materia oscura fría) en lo que a la predicción de la producción de ondas gravitatorias en los instantes “iniciales” se refiere. Las cuales pueden ser detectadas de forma indirecta por la futura misión Planck. Por lo que en principio podremos saber si el modelo es acertado o no. Ya saben paciencia que es la madre de la ciencia.

Articulo completo

Contra natura


En escolar.net me encuentro este articulo muy bueno:

Contra natura : y con ciencia española reproduzco.

“Lo natural es parir con dolor, morirse antes de cumplir los 30 años, la suciedad, la enfermedad. Lo natural es que uno de cada diez niños no sobreviva al parto, que una de cada veinte madres fallezca al dar a luz. Lo natural es que sólo sobrevivan los más fuertes, que los miopes no lean. Nada más natural que el sarampión, que el cáncer, que la caries, que la peste, que la malaria.

La lucha contra natura es el verdadero motor de la historia. Es lo que de verdad nos diferencia del resto de los seres vivos: nuestra capacidad para sobrevivir a la naturaleza, por dura que sea, y en cualquier parte del mundo. Por eso hay humanos en el ártico y en el ecuador. La inteligencia es el medio, no el fin: es la forma más útil que han encontrado nuestros genes para perpetuarse, para inmortalizar esa ininterrumpida herencia de ADN que un día consiguió salir del agua, encender el fuego, cincelar sobre piedra la primera palabra, llegar a las estrellas. ¿Jugar a ser dios? Llevamos haciéndolo desde el momento en el que el homo sapiens inventó una herramienta y se convirtió en creador. Porque ningún otro ser vivo había modelado su realidad de tal forma como para que lo humano se convirtiese en la medida de las cosas.

El miedo también es natural, otra estrategia genética de supervivencia. Y de él nace una forma de miedo más refinada, que es la superstición. Veinte siglos de Iglesia Católica nos contemplan en defensa de lo natural, del orden establecido, de la comodidad de los márgenes explorados del conocimiento, del dogma contra la razón. La mala noticia es que vamos para atrás; antes había al menos espacio para la duda. “Porque, no pudiendo en manera alguna la verdad oponerse a la verdad, necesariamente ha de estar equivocada o la interpretación que se da a las palabras sagradas o la parte contraria”, admitía León XIII sobre las contradicciones entre los descubrimientos de la ciencia y la fe católica en su encíclica Providentissimus Deus, en 1893. Un siglo largo después, la doctrina vaticana se ha vuelto mucho más inflexible.

Hace décadas que triunfan en Roma las tesis de la contrarreforma frente al aperturismo del Concilio Vaticano II. Ganaron los que argumentan que la Iglesia Católica retrocede porque cede, que aquellos intentos por acercar a dios a la sociedad son la causa de la pérdida de fieles, que no es la fe la que tiene que adaptarse a los tiempos sino los tiempos los que tienen que detenerse para la fe. Es la montaña la que debe moverse, no Mahoma. La verdad no debe oponerse a la verdad. Y la verdad está en la Biblia, no en la ciencia, sentencia ahora Ratzinger frente a la vieja duda de León XIII.

Toda tecnología lo bastante avanzada es indistinguible de la magia, decía Arthur C. Clarke. Y la magia es la matriz del milagro, por eso fe y ciencia siempre se han llevado mal, porque compiten entre sí en el mercado de la esperanza. El milagro de la vida, su magia, es hoy una tecnología lo bastante avanzada como para que dos mujeres puedan compartir la maternidad natural de un bebé, para que una ponga el vientre y la otra su ADN. Pronto llegará el siguiente paso: que una mujer pueda tener un bebé mezclando su carga genética con el de otra mujer, su pareja, sin necesidad de que intervenga un varón. Ya se ha hecho con ratones. El siguiente salto es aún más alucinante pero no por ello mucho más lejano: a partir de una célula, de un pequeño pedazo de piel, se podrán crear espermatozoides con los que una mujer podría fecundarse a sí misma, sin necesitar el ADN de nadie más. ¿Contra natura? No mucho más que la penicilina o el viaje a la Luna. Sólo cambia nuestra capacidad de asombro.

Lo natural no es bueno por naturaleza, pero tampoco malo. Nada más natural que el ser humano, que su afán diario por aferrarse a la vida. Lo natural es morirse pero también luchar contra la muerte, por eso ahora vivimos casi cien años. Algunos genetistas aseguran que esa fecha de caducidad de los seres vivos, que ese límite a la inmortalidad, responde a una lógica darwinista, pues lo que no muere no evoluciona y hace falta transformarse en abono para dejar sitio a lo nuevo. En el siglo XX bastaron los antibióticos y lavarse las manos para duplicar una esperanza de vida que nadie sabe hasta dónde se puede prolongar en este siglo.

Lo natural también era que un amor durase toda la vida, pero es que antes la vida duraba muy poco. Respondía a una lógica: crear familias lo bastante estables como para proteger a la prole. Lo natural, en cualquier caso, es mucho más simple que un matrimonio: consiste en ese impulso ancestral, grabado a fuego en nuestra herencia genética, que lucha por perpetuar nuestro ADN. Para la naturaleza lo demás es superfluo, accesorio. Lo natural no sabe de peras y manzanas. Lo natural es el amor, aunque las que amen y quieran amar a un hijo, a su hijo, sean dos mujeres enamoradas.”